ESPALDA DOLORES DE… PARTE CENTRAL DE LA ESPALDA (12 Vértebras Dorsales, primera parte D1 a D6).

dorsal

ESPALDA DOLORES DE… PARTE CENTRAL DE LA ESPALDA (12 Vértebras Dorsales, primera parte D1 a D6).


dorsal

Retomando la información que comencé hace dos semanas, hoy te comparto los significados profundos de la espalda media vertebra por vertebra, y tal como el articulo pasado hablaré en primera persona para que la información entre de lleno en tu subconsciente y haga ese clic que necesitas para transformar las impresiones y liberarte del dolor de espalda.

Debido a lo amplio del contenido tendré que separarlo nuevamente en dos artículos ya que son 12 vertebras torácicas y la explicación así como la “acción a seguir” es mucha. En especial dedico este texto a mis alumnos de Acupuntura ya que corresponde a las clases del meridiano de la vejiga el cual es super importante por su conexión con todos los órganos.

Ahí te voy:

La parte central de la espalda representa la gran región “Torácica” del cuerpo comprendida entre el corazón y las vértebras lumbares.

“La espalda Media es una región de culpabilidad emocional y afectiva. Las 12 vértebras dorsales se relacionan principalmente con estos patrones de conducta”:

D1 = la primera vértebra dorsal D1 puede reaccionar fuertemente cuando voy hasta mis límites bien sea en mi trabajo, bien sea en el deporte, en suma, en todas las situaciones en que voy hasta el final de mis fuerzas mentales, físicas o emocionales, es decir cuando abuso de mi mismo.

Me construyo entonces medios de auto protección para protegerme de mi entorno y evitar estar herido.
Esto puede manifestarse sobre todo en mis gestos o en mis palabras: por ejemplo, tendiendo a apartar a los demás por mi frialdad o por palabras hirientes.

Esto puede incluso manifestarse incrementando mi peso de una manera importante, convirtiendo éste peso en mi protección natural y física, porque quiero inconscientemente “ocupar más sitio” y dejar menos a los demás.

También esto puede esconder timidez actual y con la cual tengo dificultad para transigir. Se pondrá aún más en evidencia si temo perder el amor de la gente.

Debo vigilar y evitar acurrucarme sobre mí mismo rumiando negatividad constantemente, siendo siempre fijado en las mismas ideas y frustraciones.

Un mal estado de D1 puede traer dolencias en cualquier parte de mi cuerpo situada entre mis codos y la punta de mis dedos así como dificultades respiratorias (tos, asma, etc.)

D2 = la segunda vértebra dorsal D2 reaccionará fácilmente cuando mi emotividad esté afectada.

Si acumulo y ahogo mis emociones, entonces D2 me mandará un mensaje y aparecerá el “dolor de espalda”.

Si tengo la sensación de que no tengo mi lugar en la vida y en la sociedad, que la vida es “injusta” y que me siento víctima de los acontecimientos, D2 estará afectada.

Puedo ser particularmente sensible a todo lo que toca a mi familia, y vivo situaciones de conflicto o desarmonía de un modo intenso.
Puedo haber almacenado viejos rencores.

También puedo remover constantemente experiencias pasadas, recuerdos, queriendo fijar mi realidad en acontecimientos pasados en vez de mirar el porvenir con confianza y viviendo intensamente el momento presente.

Puedo contemplar una nueva situación que me trae un miedo a lo desconocido.

¿Voy a tener demasiadas responsabilidades??? ¿Voy a estar sostenido o deberé arreglarmelas solo??? ¿Cómo va a reaccionar la gente alrededor de mi???

Si dudo de mí, de mis capacidades, podré reaccionar jugando el papel de los “duros de roer” volviéndome muy autoritario; tendré así la sensación de controlar la situación, sabiendo muy bien que tiemblo de miedo, yendo incluso hasta tener angustia.

También puedo volverme irritable frente a una persona o un suceso y reacciono por saltos de humor.

Una D2 en mal estado suele estar acompañada de malestar y dolores en el corazón y los órganos que se vinculan a ellos, así como a los pulmones.

Aprendo a pedir y a generar confianza en mi capacidad de aceptar nuevos retos.

D3 = la tercera vértebra dorsal D3 está esencialmente relacionada con los pulmones y el pecho.

Además, todo lo que puedo percibir por mis sentidos y que no me conviene del todo hará reaccionar D3.

Ya que soy muy sensible a mi entorno, me he confeccionado un sistema con el cual sé lo que está bien y lo que está mal, lo que es aceptable o no.
Puedo estar estancado y rígido en mi modo de pensar o ver las cosas.
Tengo tendencia a juzgar cualquier persona o situación que no entre en mi definición de “correcto”.

Puedo reaccionar fuertemente frente a lo que considero ser una “injusticia”. Incluso puedo volverme colérico, incluso violento mientras no esté de acuerdo con lo que veo, percibo u oigo. Uffff!!!!!.

También puedo construirme un “escenario” en mi cabeza, disfrazando la realidad, frecuentemente a causa de mi miedo a ver de frente y también porque la realidad que me rodea no me gusta.

Entonces, tengo menos gusto de vivir, ya no tengo el sentimiento de estar seguro. Puede invadirme la tristeza. Ya no tengo el gusto de luchar. El PO (espíritu del pulmón para la medicina china) pierde su poder.

La depresión se va apoderando de mí progresivamente, y querré cortarme de este mundo que sólo me trae pena, frustración, ansiedad.

Debo aprender a ver la vida bajo un nuevo día. Aceptar que no pueda vivir en un mundo perfecto pero que cualquier situación es perfecta porque cada situación me permite sacar una lección.

D4 = la cuarta vértebra dorsal D4 se refiere a los placeres, a los deseos, a las tentaciones frecuentemente insatisfechas. Insatisfacción es la palabra para denominar a esta vertebra.

A veces mis esperas son desmesuradas, carecen incluso de realismo y me vuelvo irritable, colérico porque “mis deseos” no están realizados.
Estoy enfadado con la vida, mi entorno.

En el fondo de mí, siento un vacío tan grande, generalmente afectivo, que tengo tendencias depresivas y el único modo que conozco de equilibrar este estado de ser y traer algo “picante” en mi vida será crear un estado de excitación, bien sea naturalmente o artificialmente.

Puedo practicar deportes de emociones fuertes (paracaidismo, alpinismo, etc.) o puedo tomar drogas para ponerme en un estado de éxtasis y de bienestar temporal. Me refugio así en un mundo imaginario, protegido de todos.

Sin embargo, no estoy al albergue de las emociones que he inhibido y de las cuales he intentado escapar.

En apariencia puedo ser muy libre, pero en realidad, estoy encarcelado en mi ira, mis penas, mis frustraciones, y por mi miedo a estar asfixiado por el amor de los demás, porque nunca supe reconocerlo y aceptarlo.

Entonces, tengo tendencia a rechazar a los demás. Me opongo, me mantengo distante y alimento esta cuneta con mi mal humor y mi actitud apática.

Es importante que reconozca y que acepte mis emociones para poder integrarlas y permitirme vivir plenamente mi vida.

Cuando D4 está afectada, también puede seguir una dificultad con la “Vesícula biliar” que para la medicina china es la víscera encargada de la toma de decisiones o la jueza que todo lo critica.

D5 = la quinta vértebra dorsal D5 está tocada cuando me vuelvo a encontrar en una situación en que tengo la sensación de perder el control.

Me siento entonces desestabilizado. Incluso puedo hallarme en un estado de pánico.

Esto se produce en particular en el plano afectivo con relación a mi cónyuge, un miembro de mi familia, un amigo cercano, etc.

Este control se esconde a veces bajo una apariencia de “querer ayudar a alguien”, “guiarlo”, “ayudarle en sus dificultades”, pero en el fondo de mí, ejerzo un control para con esta persona, estando en posición de “fuerza” incluso inconscientemente.

Si las cosas no suceden como lo deseo, puedo volverme frustrado, crítico, impaciente e incluso colérico, y D5 reaccionará violentamente.

Quiero darme una imagen de “duro de roer” que tiene la “espalda ancha” y que “es capaz de cargar”.

Pero, en el fondo, sé que me cargo demasiado los hombros, lo cual me lleva a estar inseguro, angustiado, en rebelión contra mi entorno que hago responsable de mi malestar.

Tengo grandes ambiciones, lo cual me hace a veces apartarme de mis valores profundos y actuar en contradicción con éstas.
Entonces, me echo en relaciones artificiales con la gente, viviendo decepción tras decepción, porque el amor verdadero, sencillo, no es bastante presente.

Es importante que esté a la escucha de mi interior, que tome contacto con mi esencia, con mis verdaderos valores para que vuelva la calma en mi vida y que vea claro en los acontecimientos, desarrollándome y siendo capaz de vivir el amor verdadero.

Se debe observar que el mal estado de D5 frecuentemente está acompañado de diversos malestares afectando mi HIGADO y mi circulación sanguínea.

D6 = la sexta vértebra dorsal D6, va a reaccionar cuando me critico y que me juzgo severamente.

Puedo haber estado educado en un entorno muy estricto en el cual los valores y las líneas de conducta debían seguirse al pie de la letra.
Habiendo crecido en este clima autoritario y no permisivo, ahora puedo tener “casos de consciencia” en los cuales quisiera darme gusto, tomar tiempo para mí pero juzgo que esto no es “correcto” y “ que no me lo merezco”.

Me creo preocupaciones inútilmente porque no dejo de analizar cada uno de mis gestos, cada una de mis palabras, cada uno de mis pensamientos, para estar seguro de que “estoy correcto”.

Me corroe la culpabilidad por dentro.
La angustia está muy presente y me auto castigo cortándome del mundo. Tengo dificultad en aceptarme.

Me siento víctima de la vida, impotente frente a los acontecimientos.
Juzgo severamente éstos sin querer aceptar que están aquí para hacerme crecer, pero viéndoles preferentemente como castigos, injusticias.

Vivo entonces en la frustración y la incomprensión, el resentimiento, envidioso y celoso de los demás. No digiero lo que me rodea.

Por esto una D6 en mal estado se suele acompañar de malestar al nivel del “Estómago” y la digestión de la vida.

Tengo necesidad de estar más flexible y permisivo para conmigo y aprendo a ver positivo en cada acontecimiento, sabiendo que cada experiencia me lleva a conocerme más y a volverme mejor.

Por el momento pararé aquí el articulo recordándote que la próxima semana concluiré lo referente a la Espalda Media con las 6 vertebras restantes. Como puedes ver, los dolores de espalda tienen connotaciones emocionales muy profundas y siempre son un grito desesperado de cambio de actitud. No te pierdas la segunda parte de esta información…

Entre tanto, reflexiona….
Con el corazón en servicio.

245px-Thoracic_vertebrae_back3
Francia Anunaya.

Este escrito es el resultado de la investigación de material variado como EL GRAN DICCIONARIO DE LAS DOLENCIAS Y ENFERMEDADES… Por Luis Hdez. “El Código de Sanación Emocional ” C.S.E.® Master and Founder. “la enfermedad como camino”, “Tu puedes sanar tu vida” y apuntes personales de mi formación médica.

por Francia Gonzalez

Deja un comentario